ActualidadColumna de OpiniónCulturalFiorela Linda Gutiérrez Lupinta

¿Se deben bajar los sueldos de los funcionarios públicos?

Debemos seguir el modelo de Uruguay si queremos auxiliar los gastos que estamos teniendo por la COVID- 19.

Debemos seguir el modelo de Uruguay si queremos auxiliar los gastos que estamos teniendo por la COVID- 19. EL presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, creó un fondo para paliar los efectos de la COVID- 19. Para ello se descontó el 20% de los sueldos de los funcionarios públicos como: los ministros, legisladores, y hasta el propio presidente de la República.

Debemos aplicar este modelo en Perú, puesto que sería una gran ayuda. Ahora es tiempo de hacer las cosas bien. Muchas probabilidades indican que, económicamente, podríamos llegar a pasar lo que se vivió en 1930, vivir una recesión y posteriormente, los derrumbes económicos de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, hay que poner “manos a la obra”.

Si se creara este fondo y se disminuyera el sueldo a los funcionarios públicos es muy probable que esta medida, junto a otras que se tomen nos pueda rescatar de una posible crisis económica.

Es momento de pensar en los ciudadanos, elaborar un plan bien planteado y disminuir el sueldo a los funcionarios públicos.

Nuestro querido Perú ha sido golpeado muchas veces, pero también ha sabido reponerse. No perdamos la fe en que pronto todo va a mejorar.

Ahora necesitamos gobernantes inteligentes que busquen lo mejor para nuestro país. Creo, que el mejor ejemplo, son los gobernantes de un país. Los pobladores necesitan ser escuchados, apoyados y la disminución de los sueldos de los funcionarios públicos, sería una manera de ganar de nuevo su confianza, ya que están incrédulos ante el gobierno. Después de todo el terror sembrado y que estamos viviendo por la pandemia, ya es hora de rehacernos e iniciar un buen camino en el gobierno, una buena relación entre la población y el gobierno. Es momento de darnos la mano y abrazarnos, figurativamente.

Todos hemos cometido errores, por ende, todos debemos cambiar. Los pobladores están resentidos por la corrupción que siempre se ha dado en los gobiernos, pero también debemos reconocer que, a veces, la población comete errores no mostrando educación, no informándose y actuando con violencia. La mejor arma de un hombre es el conocimiento. Si queremos resolver nuestros problemas entre el gobierno y la población que sea mediante el diálogo y lleguemos a un acuerdo.

Ya no sigamos cometiendo errores, todavía podemos cambiar las agujas del reloj.

Fiorella Linda Gutiérrez Lupinta, terapeuta de lenguaje, escritora, columnista y artista.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar